Del Senderismo al Trekking

Senderismo y trekking

Seguro que esto te ha pasado alguna vez: Has cogido aquella diminuta mochila de toda la vida y sin marca, y te has puesto a andar por un sendero señalizado durante unas horas en una bonita mañana. Pues lo que que has estado haciendo es senderismo.

Pero si esa Aventura pasa a ser de varios días, larga y algo más complicada; tu mochila ya pesa lo suyo y habría que empezar a aligerarla; y piensas en el material, en la climatología, en qué ropa llevar y dónde vas a dormir… entonces estamos hablando de trekking

¿Cómo pasar del senderismo al trekking y no morir en el intento?

Pongamos que después de una caminata de senderismo te sientes tan bien que quieres algo más, un poco más de nivel, otro tipo de experiencias, vamos, que te vienes arriba.

Y comienzas a soñar con atreverte con aquella ruta que antes no veías ni en sueños, con conocer esos parajes que solo has visto en fotos y en hashtags, o esas grandes cordilleras, desiertos o zonas que hasta ahora estaban sólo en tu imaginación. No te preocupes, te entendemos, nos pasa a todos.

Este síntomatología quiere decir que has pasado del senderismo al trekking

¡Ojito! Nadie debería hacer un trekking sin pasar antes por el senderismo.

Hablemos de Trekking

Cada vez son más las personas que hacen ejercicio físico, que se lanzan al trekking y disfrutan de la naturaleza. No es una actividad que esté marcada solo para deportistas. En las rutas puedes encontrar hombres, mujeres, parejas, familias con niños, jóvenes y menos jóvenes. No es exclusivo, pero eso sí, dependerá de tu condición física y experiencia adaptarte a una ruta u otra, disfrutar más o pasar las de Caín.

No importa si eres un profesional o estás empezando, tú también puedes practicar el trekking. Como píldora inicial, esto son algunos consejos básicos para saber cómo empezar a realizar travesías por etapas.

  • Preparar la ruta. Recopilar toda la información posible y tener bien claro la ruta a la que te enfrentas.
  • Información meteorológica. Saber si el tiempo te va apoyar, o te va a crear dificultades o impedir que consigas tu objetivo.
  • Calzado e indumentaria. Quizás sea la fina línea que separa entre disfrutar de una ruta de trekking o querer morirse.
  • Bastones de trekking. Puedes estar a favor o en contra de ellos, pero con los bastones yo he tendido hasta ropa. Saca su utilidad.
  • Alimentación e hidratación. Básico. Ni esperar a tener sed para beber agua ni ponerse tibio con la comida. Ya entraremos en profundidad.
  • Ser respetuoso con el entorno. Recuerda que somos invitados a su entorno, respetemos.

Beneficios del Trekking

Sin duda alguna, solo hay beneficios cuando practicas trekking. He ahí una pequeña lista:

  • Ayuda a coger la forma y a salir del sofá de casa, o de la manida zona de confort
  • Te harás fuerte en el tema cardiovascular.
  • Da un impulso a la autoestima y la felicidad. Las endorfinas segregadas tienen parte de la culpa.
  • Respiras aire puro y sin contaminación
  • Mejora las relaciones sociales.
  • Reduce el colesterol
  • Incrementa el optimismo y reduce la posibilidad de depresiones.
  • Incremento de la fuerza general y tonificación muscular del tren inferior.
  • Disminuye los niveles de estrés
  • Nos hace más creativos
  • Mejora nuestra capacidad de concentración
  • Aumenta la memoria
  • Mejora la calidad del sueño
  • Conocimiento mayor de la naturaleza.

Si quieres disfrutar de un paraje en su totalidad la mejor opción es hacerlo caminando.

En la naturaleza nuestra mente se deja llevar por la calma, el asombro y los pensamientos positivos

Creo que es el momento de dar el salto.

Deja un comentario